Blog

La Dependencia Emocional en la sociedad

Es la historia que nos persigue una y otra vez a todos,  a cada uno de nosotros. Tan ensimismados con nuestras apariencias y sin embargo, teniendo dependencia emocional.
 

¡Que alegría de verte! ¡Cuanto te he echado de menos! ¡Ya era hora que llegaras! Frases así indican afectos, necesidades reales de estar con las personas que quieres, con aquellas que puedes ser tú, con las mismas que te hacen sentir el Dios del Universo. Es dependencia emocional. Son sensaciones creadas desde la necesidad, a todos nos gusta que nos doren la píldora, que nos digan lo buenos que somos en determinadas cosas, estamos a merced de poder encontrar un halago que nos eleve a la categoría de placer y egocentrismo. La pregunta que te hago es, ¿qué precio pagamos por depender de otros? las respuestas pueden ser dispares, es más, hasta pueden ser tan diferentes como iguales, pero todas tienen en común algo, las que aprueban el razonamiento de la pregunta, son conscientes de la realidad y aun así trabajan en ello para “abaratar” el coste, las respuestas que por contrapartida no estén a favor del razonamiento, también son conscientes del peaje que se paga, (pero no ellos) en cambio en ambos casos si se da el resultado que indico. Todos somos conscientes de lo que nos falta, de lo que nos aporta y de lo que tenemos que hacer muchas veces para conseguir aquello que tanto necesitamos. Es decir, somos conscientes de la dependencia emocional que tenemos.

Ahora bien, ¿trabajamos para la mejora de este aspecto? Algunas personas sí, otras sin embargo se ven en un núcleo circular que no para y continua dando vueltas una y otra vez por el mismo sendero, la realidad es que a lo mejor si es consciente de que tiene que modificar ese planteamiento, pero muchas veces la falta de información o de ayuda en este caso, es una de las razones por las cuales no conseguimos salir de estos hábitos nocivos adquiridos desde la infancia.

 

 

 

Siempre que hablo en mis sesiones de coaching sobre dependencia emocional termino dándome cuenta de que si hubiera más información (que la hay), voy a modificar eso, si quisiéramos aprender cosas nuevas y dejarnos ayudar por profesionales se puede conseguir un escalón superior de felicidad. La idea es ser felices con lo que tenemos, lo que somos y sacando el talento que llevamos dentro para el bien y la mejora propia así como la mejora y el bien común con tus seres queridos.

 
“Depender de ti para tu felicidad es estar capacitado para hacer feliz a los demás”
 

¿Somos conscientes de que realmente podemos ser felices de forma y manera unipersonal? Los demás nos aportan o nos apartan de la felicidad, pero no podemos dejar en sus manos aquello que depende de nosotros mismos.

A mi me gustaría decirte, a ti que me estás leyendo, sé tú el emprendedor de tu talento y felicidad, saca lo mejor de ti, no te tengas miedo, tantos tus errores como tus aciertos te van a ayudar a ser mejor, solo así y aceptando ambos puedes crecer y hacer crecer a los que están contigo. Puedes permitirte el lujo de pensar en ti, de buscar aquello que te entusiasma, de darte tiempo para hacer lo que te gusta y sobre todo, busca tiempo para estar contigo en paz, sin miedo y con alegría.

¿Lo vas a hacer?

¡Yo no lo voy a comprobar!

¡O sí, si me permites estar a tu lado!

 

9 Barreras a superar en tu desarrollo personal

Hoy en día somos muchos los que escribimos sobre desarrollo personal, unos más técnicos y otros más llanos, en todos y cada uno de los artículos que vean piensen que la base de todos es la misma, poder ayudar, aportar y generar un crecimiento personal en esta sociedad.
 
Hoy desgranamos 9 barreras que pueden ayudarte a vivir mejor si las superas.
 
 1.- Pasado
Es la fase en la que vivimos con anterioridad al día en el que nos encontramos, muchas veces nos juega muy malas pasadas, aunque sí es cierto que de las experiencias vividas estamos hechos y debemos aprender para no caer en los mismos errores. Pero hasta ahí, ya está, el pasado debe servir para positivizar nuestro presente. Deben generar una selección de lo positivo y aprender a dejar atrás circunstancias y hechos que ya tuvieron su momento importante en sus vidas, no les sigan dando esa importancia. Tenemos que crecer con su experiencia pero no en su compañía latente.

 

2.- Desconfianza

Muchas personas tienen una desconfianza en ellas mismas, este apartado va de la mano con el anterior, aunque en este caso debemos saber elegir el momento de sentarnos con nosotros y establecer los puntos positivos que tenemos para exponerlos a la máxima potencia. Cuando uno confía en sí mismo, es mucho más fácil lograr los objetivos de vida que se plantea. ¿Cuánto vales?

 

3.- Orgullo

Uno de los mayores influyentes en los fracasos de personas con talento y éxito, el orgullo en una pequeña dosis te puede llevar a salir de situaciones adversas, pero si la dosis es excesiva será uno de los pilares de tu caída. El orgullo por y para estar encima de los demás es maligno. Se trata de tener orgullo para la adversidad pero no para las personas. Si es mucha proporción de orgullo estás abocado al fracaso como persona y profesional. La nobleza te ayudará a combatir el orgullo. ¡Prueba

 

4.-Envidia

Deporte nacional heredado de generaciones anteriores, está demostrado que la envidia es sinónimo de fragilidad. Si la vida de los demás es más importante que la tuya propia, tenemos una cuestión que resolver. Si la base de tu día es criticar y juzgar al prójimo, estamos en una situación límite. Tu vida no debe ser juzgada por nadie, como nosotros no debemos juzgar a los demás.

 

 

5.-Pesimismo

Otra de las grandes causas que nos atan, en líneas generales somos negativos, de hecho aquel o aquella que se muestra positivo, con sonrisa y vital la mayor parte del día, se le mira raro. No podemos vivir en un día a día con la negatividad por bandera. No nos podemos dejar llevar por ella, hay que modificar los patrones de pensamiento y convertirlos poco a poco en positivo. ¡Es difícil! ¡Sí! ¿Merece la pena? ¡Sí! Si usamos la misma fuerza para buscar lo positivo de las personas y las circunstancias también lo encontraremos. ¡Todo es querer!

 

6.-Miedo

Según vamos avanzando en edad y experiencias va creciendo el miedo en la vida, se dan muchos casos que el miedo marca a las personas, sobre todo a las más mayores. Hay que ser cautelosos y precavidos, pero miedosos no, ese efecto causa sensaciones que generan un desgaste emocional constante y al final te va limitando. El miedo se trabaja con la precaución, pase lo que pase, tener miedo no evita ningún suceso, si tiene que pasar algo, pasará y sí así sucede, estarás con menos fuerza para afrontar la situación.

 

7.- Odio

Otra de las grandes causantes de nuestra infelicidad, los sucesos ocurren y con ellos las circunstancias y las personas involucradas en ellos, pero el odio no genera más que toxicidad interna, el sentimiento de odio lo único que produce es desapego de valores y principios a uno mismo. No puedes dejar de ser tú mismo por sentir odio hacia otras personas. Hay que saber perdonar si procede y si no es así, aparcar el asunto y continuar tu vida con la felicidad que te corresponde. No es lícito no disfrutar de algo bueno por odiar a alguien.

 

8.- Inseguridad

Siempre encontramos pretextos para estar inseguros de nosotros, en busca continua de aprobación externa siempre, sin tomar decisiones en nuestra propia vida, en cambio si aprendemos la lección sobre el error, podemos crecer y desarrollarnos. Para superar esta barrera debemos ser conscientes de que todos tenemos cualidades determinadas que nos hacen especiales. No caigas en dejar que los demás decidan por ti, te puedes equivocar porque es tu vida, siempre que aprendas para seguir avanzando. Tu seguridad te dará oportunidades en lo personal y lo profesional.

 

9.- Vacío Interno

Hay situaciones en nuestros caminos que llegados un punto nos encontramos en la tesitura de sentirnos vacíos. Suelen ser momentos de poca o ninguna valoración propia, buscamos con demasiado ahínco en los demás con la intención de rellenar el vacío que nosotros mismos estamos alimentando, pero la realidad es que si conseguimos hacer el esfuerzo de volver a la calma mental y emocionalmente, seremos capaces de encontrar el equilibrio que necesitamos para continuar nuestra marcha.

Todo está en nosotros, la única manera de conseguirlo es saber mantener la calma, volver a confiar en nosotros y emprender de nuevo nuestro camino con la experiencia vivida del sinsabor que genera quedarse expuesto a cualquiera de las 9 situaciones.

 

Alberto Barranco 

Coaching & Mentoring

 

 

 

 

Bienvenidos a mi Blog

¡Hola!
Lo primero es darte las gracias por visitarme, por eso quiero darte la bienvenida a mi espacio, aquí irás encontrando artículos que tienen que ver con la motivación personal para la vida, para el trabajo, para las relaciones personales en general. Tendrás videos de conferencias, podrás acceder en un futuro próximo a píldoras de motivación, cambio de hábitos, desarrollo personal y muchas cosas más.