Etiqueta: Dependencia Emocional

La Dependencia Emocional en la sociedad

Es la historia que nos persigue una y otra vez a todos,  a cada uno de nosotros. Tan ensimismados con nuestras apariencias y sin embargo, teniendo dependencia emocional.
 

¡Que alegría de verte! ¡Cuanto te he echado de menos! ¡Ya era hora que llegaras! Frases así indican afectos, necesidades reales de estar con las personas que quieres, con aquellas que puedes ser tú, con las mismas que te hacen sentir el Dios del Universo. Es dependencia emocional. Son sensaciones creadas desde la necesidad, a todos nos gusta que nos doren la píldora, que nos digan lo buenos que somos en determinadas cosas, estamos a merced de poder encontrar un halago que nos eleve a la categoría de placer y egocentrismo. La pregunta que te hago es, ¿qué precio pagamos por depender de otros? las respuestas pueden ser dispares, es más, hasta pueden ser tan diferentes como iguales, pero todas tienen en común algo, las que aprueban el razonamiento de la pregunta, son conscientes de la realidad y aun así trabajan en ello para «abaratar» el coste, las respuestas que por contrapartida no estén a favor del razonamiento, también son conscientes del peaje que se paga, (pero no ellos) en cambio en ambos casos si se da el resultado que indico. Todos somos conscientes de lo que nos falta, de lo que nos aporta y de lo que tenemos que hacer muchas veces para conseguir aquello que tanto necesitamos. Es decir, somos conscientes de la dependencia emocional que tenemos.

Ahora bien, ¿trabajamos para la mejora de este aspecto? Algunas personas sí, otras sin embargo se ven en un núcleo circular que no para y continua dando vueltas una y otra vez por el mismo sendero, la realidad es que a lo mejor si es consciente de que tiene que modificar ese planteamiento, pero muchas veces la falta de información o de ayuda en este caso, es una de las razones por las cuales no conseguimos salir de estos hábitos nocivos adquiridos desde la infancia.

 

 

 

Siempre que hablo en mis sesiones de coaching sobre dependencia emocional termino dándome cuenta de que si hubiera más información (que la hay), voy a modificar eso, si quisiéramos aprender cosas nuevas y dejarnos ayudar por profesionales se puede conseguir un escalón superior de felicidad. La idea es ser felices con lo que tenemos, lo que somos y sacando el talento que llevamos dentro para el bien y la mejora propia así como la mejora y el bien común con tus seres queridos.

 
«Depender de ti para tu felicidad es estar capacitado para hacer feliz a los demás»
 

¿Somos conscientes de que realmente podemos ser felices de forma y manera unipersonal? Los demás nos aportan o nos apartan de la felicidad, pero no podemos dejar en sus manos aquello que depende de nosotros mismos.

A mi me gustaría decirte, a ti que me estás leyendo, sé tú el emprendedor de tu talento y felicidad, saca lo mejor de ti, no te tengas miedo, tantos tus errores como tus aciertos te van a ayudar a ser mejor, solo así y aceptando ambos puedes crecer y hacer crecer a los que están contigo. Puedes permitirte el lujo de pensar en ti, de buscar aquello que te entusiasma, de darte tiempo para hacer lo que te gusta y sobre todo, busca tiempo para estar contigo en paz, sin miedo y con alegría.

¿Lo vas a hacer?

¡Yo no lo voy a comprobar!

¡O sí, si me permites estar a tu lado!